Escribiendo mi calma…

Hace un par de posts atrás… 🧐

Te contaba que retomé mi práctica de meditación desde inicios de enero y que no la he dejado desde entonces 🎉 La he hecho parte de mi rutina matutina y siento que me funciona bien. Le da orden a mis pensamientos y también a mi vida. Me alivia el estrés. Y eso me hace muy feliz.


Hoy comparto contigo otra práctica que también incluí en mi renovada rutina matutina. ¿Otra? ¡Sí! Es más, comencé con esto primero. Escribir 📝 ¿Qué y dónde escribo? ¿Por cuánto tiempo? ¿Sientes que la mañana se te pasa volando y que no alcanza el tiempo? Sí se puede y aquí te cuento.

A fines del año pasado, una coach me recomendó un journal de la marca DailyGreatness. Investigué un poco en la web y me animé a comprarlo. Su formato es lindo y aunque por fuera pareciera ser una agenda común y silvestre, en realidad me ayuda mucho a tomar una pausa y reflexionar. Lo hace proponiéndote una serie de preguntas poderosas que te permiten sintonizar con una vibra más positiva. Por ejemplo,

  • Hoy estoy abierta a la posibilidad de… aprender con ojos de principiante, crear contenido que llene mi corazón, ser la mejor profesional, dejar que me sorprenda la vida… Lo completo con aquello que resuena conmigo en ese momento.
  • ¿Cuál es el mejor curso de acción para hoy? Cierro mis ojos y tomo 3 respiraciones profundas. Luego imagino cómo será mi día y conecto con mi autenticidad. Abro los ojos y simplemente escribo lo que siento y me provoca. Al terminar, puedo revisar mi agenda y ver si las tareas/reuniones que tengo allí escritas están realmente alineadas con esa visualización. Si es que hay algo que no me gusta, tal vez una obligación que no puedo evitar, esta puede ser una excelente oportunidad para reflexionar por qué me hace sentir así y qué puedo hacer al respecto.
  • ¿Qué agradezco hoy? Agradezco lo chiquito, lo grande, lo que a veces doy por sentado. Gracias porque tengo Internet y puedo publicar este post y gracias porque espero que esta información llegue a ti en el momento perfecto. ¡Ah! Y gracias por los lindos comentarios que recibo tras su publicación.
  • Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿que haría? Sé que inicialmente puede sonar un poco tétrico ☠️ pero me parece una pregunta válida (ojo que cuando compré el journal aún no sabíamos nada sobre el COVID-19) Yo abrazaría fuertemente a mi esposo, escribiría lo que aprendí de mi vida, llamaría a mi familia para decirles que los quiero mucho y también para reírnos un poco. Evalúa tus prioridades y no esperes a que sea tu último día en verdad y hazlo. Una enfermera australiana, especialista en cuidados paliativos y enfermos terminales, escribió un libro en el que compiló los principales arrepentimientos de dichos pacientes. Dice que el principal era: “ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer y no lo que los otros esperaban que hiciera”. Te dejo esta idea aquí y me iré lentamente…

Yo escribo después de meditar y siento que tengo la mente clara. No me toma más de diez minutos. Este journal también tiene otras secciones que te las contaré en otro post, pero por ahora te invito a tomar un cuaderno, el que más te guste, comenzar a responder estas preguntas y ver qué sale. ¿Quieres empezar desde ya? Toma una hoja de papel suelta y escribe. Escribe lo que sientes desde el corazón. Escribe sin censurarte ni juzgarte. El objetivo es hacerte más consciente de ti misma y ser cada día más feliz 😌

¿Te animas a probar incluir la escritura en tu rutina matutina? Cuéntame en los comentarios cómo te va con esta experiencia.

Un abrazo virtual,

P.D. Si me has leído antes sabrás que a mí me encanta aplicar el método de Bullet Journal, por lo que no he estado usando agendas o journals pre-definidos desde hace un tiempo. Me gusta la libertad y flexibilidad que me da crear mi propia agenda. Te prometo que te hablaré más de esto en un futuro post.

“Vive el presente, saca el mayor partido de él, es todo lo que tienes.”

Margaret Atwood